lunes, 2 de noviembre de 2009

Economia, fe y razon de Estado: Santo Tomàs de Aquino y Nicolas de Oresme

Como hemos visto la semana pasada, Tomàs cambiò el punto de vista de la Iglesia sobre la propriedad privada, permitendo un nuevo impulso a la economia (aunque San Agustìn, entre los siglos IV y V, cuestionò sobre la importancia de la propriedad privada).[1] En su obra, Summa Theologia, reflexiona sobre aspectos economicos de grande importancia, como por ejemplo el fraude cometido en las operaciones de compraventa desde un punto de vista moral y teologico.

Santo Tomas de Aquino, filosofo y doctor de la Iglesia Catolica, fue uno de los primeros pensadores de hechos economicos, ejercendo muchas influenzas sobre auctores posteriores. La vision del mundo del santo de Aquino era, claramente, basada sobre la teologia y la religion; la razon natural era subordinada a la fe en Dios, que es el fin ultimo de los hombres[2]. Esta base teologica va a influenzar su pensamiento economico, pero no siempre en manera muy radical.
En su pensamiento hay tres grandes temas de natura economica, que son:

1. Gremios
2. Precio justo
3. Usura

Sobre el primero, observa que el monopolio que practican los gremios causa una subida de los precios, por el control de produccion y comercializacion de los productos. A partir de aquì, Tomàs elabora su teoria sobre el “precio justo”, pero sin establecer una teoria final porquè no nos dice como fijar este precio, que sin embargo tiene que ser razonable. Puesto que “justo” es un termino moral y no economico, Tomàs va a decir que el precio justo es lo que sopesa los elementos del trabajo como el salario del trabajador y los costes de produccion; asì vemos que el precio no està definido por mano de Dios: està relacionado a hechos economicos muy concretos, aunque “justo” en Tomàs es un termino moral. Se puede entender como esa teoria va a influenzar pensadores y auctores liberales. La raiz moral de esta teoria està en que por el santo italiano un precio superior al justo era pecaminoso, concepto ajeno a los pensadores economicos posteriores.

El tercer tema es sobre la usura y el prestamo en general, visto da Tomàs (y da la Iglesia tambien) como dos cosas delictuosas, asì como los cambios de moneda, que muchas veces incluyeron una prestacion de prestamo. Tomàs de Aquino no admitia, como Aristoteles (pecunia non parit pecuniam), que el dinero podria generar otro dinero, que es decir que no se puede pagar interes de un prestamo porquè el interes tiene sus bases primariamente en el concepto de tiempo: segun Tomàs el tiempo no es propriedad privada, pertenece a todas las personas sin diferencias. Y tambien el dinero es steril, no produce nada; solo el esfuerzo y el trabajo de un hombre pueden producir algo[3]. El dinero es solo un papel o un objeto de oro o plata, nada mas.

El pensamiento de Santo Tomas ha tenido una gran influencia sobre los auctores cristianos de los siglos posteriores y encontramos sus teorias en la Escuela de Salamanca, en la que muchos pensadores escribieron de hechos economicos bajo las teorias tomisticas, salvo por la teoria de la usura, del prestamo y del interes, que fueron desarrollados en maneras diferentes; algunos auctores llegaron a admitir como hecho no pecaminoso el prestamo a interes, como por ejemplo Sant’Antonino da Firenze.

Un otro pensador fundamental por los estudios economicos fue Nicolas de Oresme, obispo de Lisieux y consejero del monarca Carlo V de Francia. El reflexiona sobre la cuestion monedaria y el comercio, llegando a ser el primer monedarista de la historia del pensamiento de los hechos economicos.

Todo esto pensamiento està vinculado a la figura del rey, porquè, segun el, el monarca tiene que encrementar su poder y la sola manera para hacerlo es de haber vasallos ricos, segun una idea mercantilista; para este fin, el gobernante debe poner leyes para favorecer el comercio, sin oponerse a esto. Segun Nicolas al aumento del poder comercial y economico de los vasallos coincide el aumento del poder politico del jefe del Estado.
Esto no es el solo econcargo del soberano. En efecto, el rey tiene un papel activo en la gestion monedaria del Estado, es responsabilidad del gobernante determinar peso, valor y pureza de la moneda. Nicolas decia esto porquè en una singula moneda hay dos valores diferentes: uno intrinseco (dado por el material y por el peso) y uno nominal (valor que se asignaba a la moneda); una funcion fundamental para la economia del Estado era la de fijar el valor nominal y esto era encargo del rey solo. Por esto el gobernante tenia un papel activo y muy importante en la vida economica del reino.

Al fin tenemos que decir que en aquella epoca (Guerra de los Cien Años), el poder de los reyes de Francia era debil y en un continuo estado de guerra. Por esta razon todo el pensamiento de Nicolas de Oresme estaba vinculado a encrementar el poder del soberano frances.
Al final, espero que disculpen mi español tan imperfecto, sobre todo por los acentos. Nunca los he estudiado y mi ordenador tiene solo los de la lengua italiana.

____________________________________________________________________
[1] Victoriano Martin Martin, El liberalismo economico. La genesis de las ideas liberales desde San Agustin hasta Adam Smith. Editorial Sintesis, 2002, p. 70

[2] Nicola Abbagnano, Historia de la filosofia. Hora, 2007, p. 457

[3] Alejandro A. Chaufen, Cristiani per la libertà. Radici cattoliche dell’economia di mercato (titulo original Christians for freedom. Late-Scholastic Economics). Liberlibri, 2007, pp. 141-150

No hay comentarios:

Publicar un comentario